Academia

2000 – 2015 – XV ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN
ACADEMIA PANAMERICANA DE INGENIERÍA
CANCÚN, MÉXICO – NOVIEMBRE 2015
ANTECEDENTES, ANÉCDOTAS Y RECUERDOS PREVIOS A LA FUNDACIÓN
LA HISTORIA NO CONTADA

Prof. Ing. Miguel Ángel Yadarola
Miembro Emérito – Fundador
Presidente 2000-2012

INTRODUCCIÓN – CANCÚN, 32 AÑOS DESPUÉS

Conocí Cancún como turista, en octubre de 1980 cuando un grupo de ingenieros de varios países, con nuestras esposas, decidimos disfrutar de unos días de descanso después de participar de la XVI Convención de UPADI en Ciudad de México. Esto lo recuerdo bien porque en esa Convención se eligió la nueva Sede de UPADI, Buenos Aires, Argentina, reemplazando a la Sede México, que lideró durante 8 años (1972-1980) a la Ingeniería del Continente, con un Presidente extraordinario: Carlos López Rivera. Lo sucedió el Ing. Pablo Gorostiaga, quien fuera Académico Panamericano hasta su deceso.

Ordenando papeles del pasado, que escribí para Congresos, Seminarios y Talleres, me llamó la atención la carátula del II Seminario Interamericano de Sociedades de Enseñanza de Ingeniería, realizado en Cancún, en Julio de 1983 (Hace 32 años!), y organizado por el COPEI de México: Comité Permanente de Enseñanza de Ingeniería, que entonces presidía el Ingeniero mexicano Carlos Santana Morales. Carlos integraba en esa época el Comité UPADI de Enseñanza de Ingeniería, de cuya dirección (Ing. Miguel Ángel Yadarola) fui responsable hasta 1989 y desde ese año hasta 2003 lo presidió Carlos.

El Seminario auspiciado por UNESCO, UPADI, UMAI y la UNAM, buscaba fortalecer las pocas Sociedades creadas para estudiar y proponer mejoras a la enseñanza de la Ingeniería en los países de las Américas, como una forma de estimular el desarrollo de las naciones.

Hoy Cancún nos convoca nuevamente para una grata Celebración:

Los XV Años de la vida de la Academia Panamericana de Ingeniería
INICIATIVA ORIGINAL: ACADEMIA PARA UN CONTINENTE

El Comité de Enseñanza de Ingeniería de UPADI, creado en 1956 en la Convención de México, fue presidido por el Prof. Ralph Morgen de EUA hasta 1966. A Morgen le fue confiada la organización del Primer Congreso Panamericano de Enseñanza de Ingeniería en Buenos Aires, 1960.

El Segundo Congreso tuvo lugar en México, seis años después, 1966 y desde entonces, estas reuniones, con temas importantes para quienes estaban preocupados por lograr una mejora en la enseñanza de ingeniería en los países de las Américas, se repitieron cada dos años junto con las Convenciones de UPADI.

El Comité de Enseñanza dio prestigio a UPADI por su organización, la excelencia de sus Miembros, la difusión amplia que tuvieron las Recomendaciones de los Congresos y su Boletín Enseñanza-Engineering que llegó impreso en dos idiomas con tres publicaciones por año, a las más importantes Universidades.

Los primeros seis números se publicaron en Caracas, donde se radicó la presidencia del Comité con el Dr. Vladimir Yackovlev en los años 1968-71, y los siguientes, hasta el número 31/32, se publicaron en Córdoba, Argentina, cuando la Presidencia pasó a quien les habla, Prof. Miguel Ángel Yadarola, (años 1971-1989). A partir de 1990 la nueva Sede del Comité, México, con la Presidencia del Prof. Carlos Santana Morales, mantuvo la publicación periódica de Enseñanza-Engineering, hasta que se discontinuó, al trasladarse la Sede del Comité A EUA, con la presidencia del Dr. Russel Jones. La distribución del Newsletter en EUA y Canadá estuvo a cargo de ABET, cuyo Director Ejecutivo, el Dr. David Reyes Guerra era Miembro del Comité. En el resto de las Américas, a través de las Organizaciones Miembro de UPADI.

El Comité de Enseñanza fue siempre un foco generador de ideas, iniciativas y propuestas. No es extraño entonces que allí naciera la iniciativa de crear una Academia Panamericana.

La Propuesta original, traída al seno del Comité en 1988 por el Dr. David Reyes Guerra, era crear un grupo de excelencia con profesores destacados en la enseñanza de ingeniería de cada país de las Américas, para honrarlos públicamente y contar con una estructura independiente dedicada al análisis de las mejores prácticas para enseñar ingeniería.

El nombre elegido entonces fue: ACADEMIA INTERAMERICANA DE ENSEÑANZA DE LA INGENIERÍA.

BASES PARA CREAR UNA ACADEMIA INTERNACIONAL

Desde el establecimiento de las primeras Academias, que aún hoy subsisten, l’Académie Française creada en 1636, la Royal Academy, creada en Londres en 1648, todas estas organizaciones, destinadas a nuclear a preclaros hombres de letras y de ciencias, tuvieron como marco de referencia al país Sede, eran Academias Nacionales, y con su modelo fueron creándose en los países donde reconocidas personalidades eran honradas con su membresía. La mayoría de las Academias Nacionales fueron creadas por Ley y su función principal era y sigue siendo, asesorar al Congreso de la Nación, al Gobierno o a sus Agencias Federales. En algunos países, son subsidiadas por los Gobiernos.

Las Academias Nacionales de Ingeniería, Ciencia y Tecnologías, crearon Organizaciones Internacionales como Euro-CASE (European Council of Academies of Applied Sciences, Technologies and Engineering – Fundada en 1992) y CAETS (Council of Academies of Engineering and Technological Sciences – creada en 1985 e incorporada con sede en EUA, en 2000).

Difícil tarea asumió el Comité de Enseñanza de UPADI, ya que no existía ninguna Academia internacional o regional que sirviera de modelo.

Los miembros del Comité coincidieron con su Presidente en respetar cuatro premisas para la Academia:

  • Debía ser fundada por UPADI, pero ser un Organismo independiente. Colaborar con esta Organización y su Comité de Enseñanza.
  • Debía integrarse con personas de reconocida solvencia profesional y méritos relevantes, abarcando en lo posible, a todos los países de las Américas.
  • Los Miembros Fundadores debían ser elegidos por el Directorio Internacional, entre los candidatos propuestos por las Organizaciones integrantes de UPADI, previo un riguroso proceso de selección interna en cada país.
  • Después de integrar el grupo de Académicos Fundadores, la incorporación de nuevos Miembros de la Academia, debía hacerse por decisión de los Miembros Titulares, en proceso eleccionario con voto secreto.

El Presidente del Comité de Enseñanza, (Prof. Miguel Ángel Yadarola), dedicó todo el mes de enero (1989) de sus vacaciones, para compatibilizar la valiosa información provista por David Reyes Guerra y el abogado de ABET, Harry Tollerton, sobre distintas estructuras societarias que podrían servir para dar una estructura legal a la novel Academia.

La primera versión de los Estatutos que fue propuesta al Comité, recibió dos colaboraciones importantes: de Nick Chryssafopoulos de UPADI y Ricardo Corrales Quesada del propio Comité y, con estos aportes, la Segunda Versión estuvo lista para ser presentada al Directorio de UPADI en su Convención de 1989, Caracas, Venezuela.

El Comité de Enseñanza en pleno avaló con su presencia la entrega al Presidente de UPADI, Ing. Manuel Torres Parra del Proyecto de Creación de la ACADEMIA INTERAMERICANA DE ENSEÑANZA DE LA INGENIERÍA.

Los siguientes miembros del Comité estuvieron en el Acto:

Ing. Miguel Ángel Yadarola (Presidente)
Dr. David Reyes Guerra
Dr. Vladimir Yackovlev
Ing. Carlos Santana Morales
Ing. Gonzalo Jiménez Escobar
Dr. Robert Kersten
Dr. Merton Barry
Dra. Lueny Morell Bobadilla
Ing. Hugo Wainshtock Rivas
Ing. Marcius Giorgetti
Ing. Ricardo Corrales Quesada

El Directorio de UPADI se tomó un año para analizar la propuesta y en la Convención de Washington, 1990, expresó su coincidencia con la iniciativa del Comité y sugirió ampliar la membresía de la Academia para reunir a los más prestigiosos ingenieros de las Américas, no sólo profesores como la propuesta.

Crear una Institución de mayor jerarquía y proyección, una ACADEMIA DE INGENIERÍA para todo el Continente, apta para reunir en su membresía a un número limitado de prestigiosos ingenieros capaces de ayudar con su inteligencia y su trabajo a enaltecer la profesión de ingeniero y apoyar al progreso de los países de las Américas.

El Directorio resolvió encomendar a dos Miembros del Comité de Enseñanza, el Dr. David Reyes Guerra y el Prof. Ing. Miguel Ángel Yadarola, la adaptación del texto de los Estatutos a la nueva visión: Una ACADEMIA PANAMERICANA DE INGENIERIA.

Los pasos siguientes constituyen parte del relato incluido en el Sitio Web como: ORÍGENES E HISTORIA.

  • Directorio de UPADI – Santo Domingo 1992: Recibe del Presidente del Comité de Enseñanza la primera versión de los Estatutos de la Academia y pide opinión del Consejo Consultivo
  • Consejo Consultivo de UPADI 1992-1995: Discusión de la propuesta de Estatutos. El Prof. Yadarola como miembro del Consejo participa como informante en todas las reuniones. Ing. Manuel Torres Parra, Presidente del Consejo apoya decididamente..
  • Consejo Consultivo – Asunción, Paraguay 1995: En esta reunión, el Consejo acuerda texto definitivo y entrega al Directorio de UPADI para que convoque a las Organizaciones a presentar Candidatos.
  • Directorio UPADI – San José, Costa Rica 1996: Por unanimidad se decide crear la Academia con los Estatutos revisados por el Consejo Consultivo.

El Directorio convoca a todas las Organizaciones Miembro, a presentar Candidatos.

  • Directorio UPADI – Lima, Perú 1998: Confirma la elección de 18 Candidatos. Sólo 10 países representados. Se posterga la creación de la Academia y se pide a los países no representados elegir Candidatos antes del 2000. En esa fecha, se concreta la Fundación de la Academia.
  • Directorio UPADI – Panamá 2000: Aprueba los primeros 30 Candidatos.
  • Solemne Ceremonia de Fundación de la Academia Panamericana de Ingeniería – Panamá 2000: Con la presencia de Directivos de UPADI, Representantes de Organismos Multilaterales y líderes de la ingeniería de las Américas.
Académicos Fundadores
Argentina

Rodolfo Danesi
Carlos Prato
Miguel Ángel Yadarola

Bolivia

Vladimir Mendizábal Aguayo

Brasil

Paulo Alcántara Gómez
Leizer Lerner
Waldimir Pirró e Longo

Cuba

Francisco Álvaro Medina

El Salvador

David Reyes Guerra

Estados Unidos

William Butcher
William Carroll
Russel Jones

Honduras

Mario Iván Casco

México

Víctor Alcérreca Sánchez
Fernando Favela Lozoya
Raúl González Apaolaza

Panamá

George Berman
Martín Isaac
Donderis César Kiamco
Ernesto Ng Jordan
Felicia Rivera de Araolaza
Carlos Ruiz Valdés

Puerto Rico

Bernardo Deschapelles
Ignacio Martín
Modesto Iriarte

República Dominicana

Gustavo Tejeda

Uruguay

Alberto Ponce Delgado

Venezuela

Gustavo Rivas Mijares
Manuel Torres Parra
Vladimir Yackovlev

Primeras Autoridades

JUNTA DE DIRECTORES

Presidente

Miguel Ángel Yadarola 

Vice-Presidentes

David Reyes Guerra
Manuel Torres Parra

Secretario

Vladimir Mendizábal Aguayo

Tesorero

Leizer Lerner

Directores

Víctor Alcérreca Sánchez
Russel Jones

Alternos

Felicia Rivera de Araolaza
Ignacio Martín

COMITÉ DE ELECCIÓN 

Miembros

Vladimir Yackovlev
Alberto Ponce Delgado
Fernando Favela Lozoya

Alternos

Bernardo Deschapelles
Carlos Prato
Ernesto Ng Jordan

COMITÉ DE AUDITORÍA 

Miembros

Mario Iván Casco
Emilio Colón (UPADI)

ACTA DE INCORPORACIÓN
COMPROMISO DE CADA NUEVO ACADÉMICO

Desde la primera Solemne Ceremonia de Incorporación, en Panamá 2000 hasta el presente, cada nuevo Académico que se incorpora firma el Acta de Incorporación, mediante la cual reconoce el honor de haber sido electo por sus pares, valorando sus méritos éticos, académicos y profesionales, a través de un riguroso proceso de selección, con el voto secreto de los Miembros Titulares habilitados a tal fin.

Al suscribir el Acta de Incorporación todo nuevo Académico se compromete a trabajar mancomunadamente con las Autoridades y con los restantes Miembros de la Academia, brindando generosamente su capacidad, experiencia y esfuerzo para contribuir a la consolidación y progreso de la Institución en la cual se integran, como forma eficaz de impulsar el fortalecimiento de la ingeniería y actividades tecnológicas en cada país de las Américas y promover en ellos el bienestar económico, social y humano dentro de un desarrollo sustentable.

Este compromiso, asumido mediante el Acta de Incorporación está incluido en el MENSAJE que el Comité de Historia e Imagen elaboró para conocimiento de los nuevos Académicos que se integran, a partir de 2014.

A LOS CANDIDATOS ELECTOS A LA MEMBRESÍA DE LA ACADEMIA PANAMERICANA DE INGENIERÍA

El capital humano es el núcleo alrededor del cual se construye la Academia. Todo Nuevo Académico debe saber que su admisión significa un compromiso con la Excelencia en Ingeniería, mediante la entrega de inteligencia, experiencia y trabajo. Sobre esta base, la Academia se ha convertido en uno de las más prestigiosas organizaciones de ingeniería de las Américas, y los nuevos Miembros deben sentirse honrados de ser electos por sus pares, no sólo para ampliar la membresía que es limitada, ni para ganar prestigio personal, sino para fortalecerla con el estudio y la solución de los problemas para los cuales la Sociedad está exigiendo respuestas apropiadas de la profesión de ingeniero. Actividades, que deben estimular el desarrollo de iniciativas útiles que promuevan y defiendan el desarrollo sostenible de todos los países de las Américas y el mundo.

Los Nuevos Académicos, que han aceptado los principios y regulaciones estatutarias de la Academia, como nosotros hicimos en el pasado, reconocen que todos los Miembros merecemos tener una Academia prestigiosa, que es reconocida como una institución permanente, que está atenta a los desafíos de la ingeniería, la ciencia y la tecnología y, al mismo tiempo, preparada y dispuesta para servir al continuo progreso de los pueblos del mundo, muchos de ellos relegados a la pobreza y la ignorancia.

Cada Candidato que acepta la membresía sabe que fue elegido en un proceso democrático, con la participación de todos los Miembros Titulares. Asumir su posición de Académico significa también su compromiso con la Historia de la Academia, y el reconocimiento al arduo trabajo y la dedicación, demostrada por los Fundadores en el establecimiento de la Academia. Estos Miembros Fundadores provenían de una multiplicidad de orígenes, muchos como miembros de Academias Nacionales existentes, sin conocimiento previo de experiencias transnacionales, continentales o regionales, en el desarrollo de una Academia que abarcara las Américas y posibilitara la membresía, inclusive fuera de las Américas. Ningún antecedente previo existía en el mundo.

La iniciativa, nacida en el Comité de Educación de UPADI, recibió el apoyo entusiasta de todas Organizaciones Nacionales de Ingeniería de las Américas, convencidas que estaba naciendo algo nuevo, útil e importante. Tenían la certeza que esta nueva Academia, con la participación de talentosos y prestigiosos ingenieros de sus países, podría consolidar un nuevo estilo de organización, en el marco de países con orígenes e intereses comunes. Era importante que dentro de las Américas, una Academia de Ingeniería fuera capaz de promover la excelencia, rehusando la masiva mediocridad.

La Academia Panamericana de Ingeniería nació con el patrocinio de UPADI después de un complejo proceso de estudio y elaboración de normas estatutarias, que permitieron a UPADI convocar a las Organizaciones Miembro, nominar a los primeros Académicos Fundadores, siguiendo un estricto proceso de selección. Estas mismas políticas de selección, continúan hoy.

Nuestra Academia Panamericana debe preservarse como un grupo selecto de mentes esclarecidas, dispuestas a brindar su inteligencia y trabajo para el Bien Común. Comprometidas con la vigencia y exaltación de la ética y la integridad de las profesiones representadas. Portadoras de valores y conductas que realcen la honestidad y la cooperación. Acrecentando el protagonismo de todos los Académicos en la construcción de una América más integrada y solidaria, en un mundo con más justicia para todos los pueblos.

Todos los Académicos, hemos asumido el deber de aumentar nuestro protagonismo en la construcción de una América más integrada y solidaria, como parte de un mundo más justo.